top of page
image (18).webp

Síndrome del burnout en programadores

Actualizado: 2 dic 2022



El síndrome del burnout puede atacar a cualquier persona. Se trata de esta sensación de estar agotado, mental, física y emocionalmente, a causa del desgaste laboral. Si bien nadie está exento de esto, los programadores suelen ser presa fácil, debido a las condiciones laborales que suelen tener, por lo que hemos enfocado este artículo en Síndrome del Burnout en programadores y todo sobre este.


¿Qué es el síndrome del Burnout?


El síndrome del Burnout se conoce por muchos nombres: síndrome de estar quemado, síndrome del desgaste laboral, síndrome de agotamiento laboral, etc. Pero sin importar como se le llame, se trata de un estado de agotamiento mental, emocional y físico; que se presenta a causa de exigencias muy fuertes, estrés crónico o insatisfacción con el ambiente laboral.


Aunque este síndrome no ha sido declarado como una enfermedad, este se reconoce como el causante de otros problemas de salud (física o mental) más graves; tales como:

  • Estrés crónico.

  • Depresión.

  • Ansiedad.

  • Fatiga.

  • Infarto cerebral.

  • Gastroenteritis.

  • Colesterol alto.

  • Incluso puede estar relacionado con el desarrollo de enfermedades como diabetes o asma.

El síndrome del Burnout puede atacar a cualquier persona en el ámbito laboral, pero los programadores se consideran especialmente sensibles a este. Esto, debido a las condiciones laborales que suelen tener y al hecho de que esta es una carrera que, si no se tiene el cuidado adecuado, puede llegar a ser muy absorbente.


Síndrome del Burnout en programadores


El Síndrome del Burnout en programadores es más frecuente de lo que se cree y muchas veces se confunde con “amor a la carrera” o “pasión por el trabajo”.


La frecuencia de este síndrome en estos profesionales se debe a las condiciones que suelen tener en su puesto de trabajo: home office, largas jornadas frente a una computadora, suelen trabajar hasta altas horas de la noche y, a veces, las solicitudes que les hacen suelen ser muy complejas, por lo que cargan sobre sus hombros el peso de cumplir con las expectativas de sus jefes o clientes.


En la actualidad, los programadores se consideran profesionales indispensables en la mayoría de las empresas, por lo que su rol dentro de la empresa es valioso, lo que agrega presión y expectativas a su cargo; en algunos casos.


Síntomas de alguien con desgaste laboral


Cada persona es diferente y cada uno, que esté pasando por el Síndrome del Burnout en programadores, puede vivir su proceso diferente. No obstante, según estudios sobre el síndrome del burnout en Latinoamérica, existen síntomas comunes que se presentan en la mayoría de las personas.


Nos hemos tomado el atrevimiento de clasificar los síntomas más comunes en 3 categorías: físicos, emocionales y sociales. Siendo que una persona puede verse afectada de una o varias maneras, además de evidenciar que este síndrome ataca de más de una forma.


Síntomas emocionales


La mayor cantidad de síntomas que puede dejar el síndrome del burnout en programadores son emocionales, además de que estos son los primeros que se manifiestan y, a veces, no son tan fáciles de identificar. Estos síntomas son:

  • Falta de motivación y pasión por lo que haces: Todos sabemos que la mayoría de los programadores suelen ser fanáticos del tech y el código, por lo que a muchos les gusta su trabajo y los retos que esto implica. Sin embargo, cuando el síndrome del desgaste laboral ataca, este entusiasmo por codear tiende a desaparecer. Si antes disfrutabas programando, pero ahora sientes que esa pasión se está escapando, posiblemente estás empezando a sentirte mentalmente quemado.

  • Emocionalmente apagado/a: una especie de adormecimiento en las emociones es otra clara señal de que sufres el Síndrome del Burnout en programadores. Esto tiene que ver con el punto anterior y también está relacionado con la falta de motivación, fatiga mental, falta de energía, etc.

  • Falta de sensación de logro: sabemos que hacer que el código funcione es un logro, pero cuando se trata de alguien agotado laboralmente, esto se convierte en solo un deber del día a día. A alguien con síndrome del burnout le cuesta reconocer sus logros, se autosabotea, menosprecia su trabajo, se compara constantemente de forma negativa e incluso llega a dudar de sus habilidades.

  • Depresión o ansiedad generalizada: este es uno de los síntomas más fuertes y que suele aparecer en una fase crítica. Se caracteriza por la desmotivación por trabajar, preocupación, nervios sensibles, alto nivel de frustración y de agotamiento (incluso físico) y la sensación de que el trabajo es muy severo y que es algo que tienes la necesidad de dejar de hacer.

Este síntoma debe ser diagnosticado por un profesional, nunca intentes autodiagnosticarte; pero existen estos patrones que te pueden ayudar a reconocer que es hora de buscar ayuda profesional.


Síntomas físicos


Los síntomas físicos del Síndrome del Burnout en programadores son más fáciles de identificar, pero, cuidado, estos pueden confundirse con síntomas de gripe, Covid-19 o incluso cansancio general. Al momento de identificarlos debes ser consciente de que existe algún descontento con tu ambiente laboral para que puedas descartar otras posibles enfermedades. Siendo así, tenemos que los síntomas son:

  • Falta de concentración: divagas mentalmente, ya no puedes concentrarte en una sola tarea, no puedes ordenar tus pensamientos, todo se vuelve una distracción… Todas estas son señales de que tu concentración está siendo afectada.

  • Irritabilidad con facilidad: si sientes que eres menos tolerante ante las frustraciones o interrupciones que antes, te estás volviendo más irritable y puede que sea a causa del burnout.

  • Insomnio y/o problemas para dormir: el Síndrome del Burnout en programadores puede hacer que entres en un estado de cansancio constante, incluso si ya has terminado tu jornada, tu mente sigue pensando en trabajo. En consecuencia, no puedes conciliar el sueño con facilidad, lo que hace que despiertes, sin la sensación de haber descansado, a pensar en el trabajo otra vez.

  • Pulsaciones aceleradas o sensación de ahogo: estos son síntomas de la ansiedad que genera el exceso de trabajo o la insatisfacción. También puede incluir, pero no limitarse a, presión en el pecho, falta de aire o dolores de cabeza al momento de realizar un proyecto, tener una reunión o empezar la jornada laboral.

Síntomas sociales


El Síndrome del Burnout en programadores suele afectar directamente su vida social, incluso a las personas que no se consideran muy sociables. Estos síntomas suelen empezar como decaimiento o desinterés, pero luego evolucionan a lo siguiente:

  • Pérdida del disfrute de las cosas: los hobbies o actividades que antes realizabas con pasión, ahora te parecen agobiantes o no te generan ninguna sensación positiva, lo que puede causar una sensación de vacío.

  • Sensación de aislamiento y soledad: esto se intensifica para las personas que trabajan de forma remota, ya que la soledad y el hecho de compartir un espacio de trabajo con personas afecta de forma negativa. Por supuesto, esto no ocurre en todos los casos, pero, cuando el burnout ataca, te sientes desconectado y te abruma una arrolladora sensación de soledad.

Cómo afecta el Burnout en programadores


Como ya mencionamos, el burnout es un síndrome que puede atacar a cualquiera. Sin embargo, al fijarnos en cómo afecta a los programadores específicamente, esto se torna mucho menos sano.


Cabe destacar que es un mito de ser programador el hecho de que ya por ejercer este cargo tendrás estos problemas, siempre se puede lograr un equilibrio en el trabajo y el exceso. En caso de que no sea así, esto puede traer repercusiones en la vida personal y laboral.


En la vida personal


Una de las mayores consecuencias del Síndrome de Burnout en programadores en la vida personal es el hecho de que la perspectiva humana empieza a desaparecer. Es decir, empiezan a pensar y ver las cosas como problema > solución o “si y no” y pierden la capacidad de ver matices de las situaciones personales.


El pensamiento binario es importante en el trabajo como programador, pero este no se aplica a la vida real y personal. Ver las relaciones o situaciones de la vida como un “si o no” hace que el programador pierda sensibilidad y empatía.

El síndrome del burnout solo hace que este hecho se intensifique, haciendo que la persona piense cada vez más como suele hacerlo en el trabajo.


En el trabajo


El Síndrome de Burnout en programadores trae múltiples consecuencias negativas en el ambiente laboral. Todo empieza por los síntomas, pero deriva en:

  • Pérdida del control entre la vida laboral y personal, llegando al punto de estar despierto solo para trabajar.

  • Problemas para organizar el tiempo.

  • La productividad y la eficiencia disminuyen.

  • Ansiedad por proyectos y tareas o por cosas cotidianas como una reunión o correcciones.

  • Retrasos en proyectos.

Tips y consejos para prevenir el Síndrome de Burnout en programadores


La prevención del burnout es clave para no perder el entusiasmo por la profesión. Existen diversas formas de hacerlo, pero el primer paso que debes tener en cuenta es que el burnout es un síndrome que puede atacar a cualquiera y hay que cuidarse de él.


Es importante reconocer que la salud mental es fundamental y que el trabajo puede afectarla. Por más interés y pasión que se tenga por un cargo, siempre será una parte que debes limitar en la vida. Para esto, sigue estos consejos:


Presta atención a los síntomas


Tu cuerpo es sabio y siempre se va a comunicar de una forma u otra. Presta atención a esos pequeños dolores de espalda, de cabeza, los nervios antes de una reunión o esa voz en tu mente que te dice que no vas a ser capaz de finalizar el proyecto. Todo esto son indicios de que hay algo mal y que debes estar atento.

No olvides mantenerte sano/a y no dejar de lado tus hábitos y hobbies. Duerme al menos 7 horas todos los días, hidrátate, realiza una actividad física, realiza actividades de ocio (ver series, leer, pintar, cocinar, etc.).


Lo importante es que nunca te culpes por descansar. El descanso es parte de la productividad y, si no te tomas tiempos de descanso, tu cuerpo lo hará de todas formas y no será en un momento conveniente para ti.


No olvides que en nuestra App tenemos un curso para evitar el Burnout, puedes realizarlo para desarrollar habilidades saludables.

Toma descansos

Durante la jornada laboral debes tomar descansos a lo largo del día. Ya sea para tomar un café, estirar la espalda, caminar o incluso tomar una siesta.


Te recomendamos utilizar la técnica Pomodoro para esto. Recuerda que la productividad no se trata de obligarte a trabajar todo el día, sino ser productivo en intervalos de 40-50 minutos y saber aprovechar ese tiempo para avanzar en tus proyectos y tareas.


Aprende a manejar el estrés


Siempre tendemos a satanizar el estrés, pero este es parte de la química del cuerpo y de la vida. El estrés, en una medida reducida y sana, nos ayuda a mantenernos alertas y realizar tareas que requieran de concentración y esfuerzo, pero esto no significa que debemos vivir estresados/as todo el tiempo o que necesitemos estrés para trabajar.


Lo más sano es aprender a trabajar sin sentir presión. A veces ocurre que no activamos nuestro “modo productivo” a menos que haya un límite de tiempo o algún tipo de presión. Acostumbrarnos a trabajar de esta manera solo desequilibra nuestra producción de cortisol y nos genera una sensación de que la productividad está amarrada al estrés.


Para saber más sobre el manejo del estrés, te recomendamos hacer nuestro curso sobre manejo del estrés, disponible en nuestra App.

Aprende a gestionar tu tiempo

La gestión del tiempo es fundamental para desarrollar proyectos, pero, cuando se trata del bienestar, lo que debes aprender a gestionar es el tiempo de descanso. Es decir, organiza cuando no estarás trabajando y procura que tus jornadas laborales no pasen de 8 horas, en total, al día.


Optimiza tus tiempos de trabajo, en estas 8 horas deben estar incluidas las horas de comida y tiempos de descanso. Jamás trates de trabajar (codeando, sentado y frente a una pantalla) más de 4 horas seguidas sin tomar ningún descanso, pues esto puede afectar tu cuerpo y órganos internos.


La gestión del tiempo es fundamental en la actualidad; y es un aspecto importante que las empresas suelen solicitar a sus posibles empleados.


Cómo combatir el Burnout en programadores


En caso de que hayas identificado los síntomas y tengas serias sospechas de que puedas padecer el síndrome de estar quemado, te hacemos algunas recomendaciones para combatirlo. Cabe destacar que esto debe estar acompañado de tratamiento psicológico y/o médico, ya que es una situación de la cual no se sale solo/a.

  • Pon límites a tus superiores. Deja claro hasta donde abarcan tus funciones y no permitas que abusen de tus buenas intenciones.

  • Entiende que no eres perfecto y buscar el perfeccionismo solo te hará daño. Los seres humanos tenemos la habilidad de poder ser mejores siempre, pero la perfección es un estándar inalcanzable.

  • Acepta tus errores y valora tu esfuerzo.

  • Permítete recibir elogios por tu trabajo y recompensas.

  • Conoce las cargas de trabajo que puedes manejar y no te sobrecargues. En caso de que más trabajo signifique más dinero, ten en cuenta que el precio a pagar por un tratamiento psicológico contra el burnout y tu salud es mucho más caro.

  • Mantén una alimentación sana y no olvides incluir vegetales crudos y limitar las grasas y comida procesada.

  • Intenta encontrar un hobby que no tenga que ver con tu trabajo.

  • Haz actividad física. Deporte, ejercicios de fuerza, natación, caminata, escalar, etc.

  • Duerme al menos 7 horas al día, si puedes dormir 8 o 9, mejor.

  • Toma descansos en tu jornada laboral. Estírate, camina, despeja la mente y vuelve a tus tareas.

  • Limita el tiempo del trabajo y que éste no absorba tu tiempo personal. Define horarios para trabajar y cúmplelos, limita tus horas frente a una computadora y sé disciplinado con tu tiempo de ocio.

  • Desconecta. Sal con amigos y familia, conecta con tu lado social y humano.

  • Utiliza tus ganancias para comprar algo que te guste, sea necesario o no. Si te privas de las cosas que te gustan, no verás el trabajo como algo de lo que puedes obtener una recompensa real.

  • Cambia de trabajo si no aceptan tus límites o te exigen demasiado por un sueldo que no es acorde a tus funciones.